Ser hotelero es un duro trabajo que supone ocuparse tanto de los múltiples departamentos como de las cuestiones que van surgiendo constantemente. De las reservas a los check-ins, pasando por el servicio de limpieza, revenue y el bienestar de los huéspedes, la presión nunca cesa a la hora de asegurarse de que su propiedad rinde al máximo. Al estar constantemente centrado en las operaciones del hotel, puede resultar difícil identificar las posibles carencias a la hora de agradar a los huéspedes, lo que se conoce como “Guest Intelligence”. Pero, ¿qué es Guest Intelligence?