Eres un director de ventas y marketing supervisando todas las actividades diarias de tu alojamiento, quizás varias, desde reuniones con los grupos de venta a los comentarios en TripAdvisor y promociones del sitio Web. Todo está conectado.

  Entonces un día, tu director general te llama y te dice, “Hice una búsqueda en Google sobre ‘hoteles en Miami’ y no aparecemos en ninguna parte. ¿Para qué estamos pagando a aquella compañía encargada del sitio Web del hotel?”