5 pasos para poder desestacionalizar un hotel

5 pasos para poder desestacionalizar un hotel

Desestacionalizar es un deber casi imprescindible para nuestro éxito. La apuesta por desestacionalizar un hotel lleva consigo la mejora tanto del producto como de las técnicas que utilizamos en su distribución.

 

El problema de la estacionalidad no es sólo de los hoteles de playa o de nieve. Cualquier alojamiento rural sabe que lo que se vende son principalmente fines de semana y puentes. Y eso casi que se llena solo, pues el turismo nacional ya está empezando a disfrutar de esas escapadas con una frecuencia esperanzadora.

Si lo que pretendemos es que nuestras ventas no se reduzcan a los sábados, semanas santas y ferias y fiestas de la zona, deberíamos comenzar a enfrentarnos paso a paso contra la estacionalidad. Pero ¿cómo?

  • DEFINIR LAS TEMPORADAS

Debemos pararnos y ver claramente cuál es nuestra temporada baja. Si llevamos poco tiempo con el negocio, tendremos que hacerlo de una manera más intuitiva. Pero si no es así, no tendremos más que echar un vistazo más o menos detallado a las ventas de años anteriores. Definámoslo claramente en nuestro programa de gestión y en los calendarios de disponibilidad de nuestra web (si los hubiere).

  • DEFINIR LAS TARIFAS CON CLARIDAD

Y esto debe estar bien visible para nuestros potenciales nuevos clientes. Por ejemplo, los que consultan la web y no tienen preferencia por ninguna fecha en concreto. Sin embargo, sí que les puede resultar interesante la idea de viajar en épocas de poco tumulto y mucho más si con ello se ahorran un dinerito. El hecho de no poner más que una pestaña de reserva en la que únicamente aparece la tarifa según fechas puede convertirse en un perjuicio para nuestras ventas.

  • ORGANIZARNOS Y CAPTAR EMAILS “POR LO LEGAL”

Lo primero de lo primero es captar direcciones de correo o similar. Por supuesto, siempre y cuando contemos con el consentimiento de nuestros clientes para enviarles promociones y/o publicidad. Nos referimos, claro está, a acciones de fidelización de clientes ya existentes pero también, por qué no, a captar nuevos posibles clientes en cuanto se tenga la oportunidad: léase aquellos que vienen “sólo a mirar”, léase proveedores de productos y/o servicios, léase aquellos que llaman cuando nuestro establecimiento está completo y ya no nos preocupamos más de ellos , etc.

  • SEGMENTAR POR OCUPACIÓN

Casi siempre segmentamos por edades o por estado civil (solteros, parejas, familias con hijos, etc.), o por procedencia y otros cuantos criterios más. Pero ¿y la ocupación de cada uno? ¿Es que no es importante a la hora de planificar nuestras vacaciones? Hay determinadas profesiones que nos “obligan” a coger nuestros días libres fuera de las típicas temporadas altas… ¡Y si no que se lo digan a los hosteleros! Pocos restaurantes cierran los sábados. Y los que trabajan en turismo en general, ¿cuál es el día que más trabajo tiene un guía turístico? Y los que están a turnos, en medicina, por ejemplo. Los que trabajan de noche y después acumulan varios días… Los responsables de catering o casinos, o parques de ocio… ¿Dónde van un martes? Definitivamente tenemos que animar a estos colectivos a visitarnos.

  • CREAR OFERTAS ESPECÍFICAS

Y que se vea claramente en nuestra web en qué fechas son y para quién. Desestacionalizar es traernos a aquellos que no descansan cuando los demás. Desestacionalizar es dar mejores condiciones a estos colectivos que pueden resultarnos muy beneficiosos en muchos sentidos. ¿Para cuándo una buena oferta para otro hotelero, compañero en esta tarea de hacer feliz a los demás a través del turismo?

Esto puede ser el comienzo de una buena desestacionalización para un alojamiento de interior: fácil no será y barato, quizá tampoco, pero fructífero a largo plazo, casi que por descontado.

No hay comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: