fbpx
eL Olor como acción de marketing

Aromas distintivos en los hoteles: ¿Quererlos u odiarlos?

Tu nariz no te engaña – los hoteles están empezando a enviar aromas a las habitaciones. Si sufres de nariz sensible, evita a los peores infractores con estos consejos. VPC

Lo primero que Sheila Haas notó cuando se registró en un apartotel en Los Ángeles hace poco fue el aroma: una dulce y metálica fragancia soplando en su habitación. “Me provocó un ataque de asma”, dijo.

Las quejas al gerente fueron respondidas con un gesto de desdén. Qué lástima, le dijo un representante, “pero usted no pagó por una habitación libre de aromas”.

“Tuvimos que quedarnos en otro lugar”, dice Haas, quien vive en Boynton Beach, Florida.

No es tu imaginación. Algo huele en un cada vez mayor número de hoteles. Y aunque a veces es algo intolerable para huéspedes con sensibilidades a aromas, como yo, o asma, como Haas, el motivo detrás del “aromatizado” es dulce – o al menos así dicen.

  • El aroma distintivo del Four Seasons Hotel Chicago mezcla violetas locales, nenúfares y cítricos con toques de madera de cedro para “un inolvidable final que da la bienvenida a los huéspedes a su llegada”, dice Carly Fowler, una Gerente de Administración en Air Aroma, una compañía que provee las fragancias de marca registrada.
  • En el Hotel Irvine en el sur de California, “bombeamos ligeramente un aroma agradable de notas diluidas florales de jazmín y lirio, mezclado con matices cremosas de flores orientales y un toque de almizcle, ámbar, maderas puras y vainilla en nuestros espacios públicos”, dice el gerente general Jeroen Quint.
  • El Sheraton Carlsbad Resort & Spa llena su aire con higo, bergamota, jazmín y Fresia, “para transmitir un sentido de pertenencia”, dice Tina Hingle, la Gerente de Marketing del hotel. El aroma adecuado, añade, “puede evocar memorias cálidas, relajar el cuerpo y calmar la mente. El uso controlado de los aromas puede crear una atmósfera deseable y acogedora”.

¿Cuántos hoteles están comprometidos en el aromatizado de espacios? Nadie lo sabe del todo. “Numerosos hoteles, desde cadenas hoteleras hasta hoteles boutique, están aromatizando en la actualidad”, dice Lior Azachi, el jefe de desarrollo de negocios de Bioluxal, un proveedor de aromas. Por ejemplo, todos los Holiday Inn a nivel mundial están utilizando el mismo aroma en sus recepciones. En los Estados Unidos, hay al menos 1.000 propiedades que huelen exactamente igual.

Una pregunta más interesante: ¿Por qué los hoteles están bombeando aromas a áreas comunes, e incluso a habitaciones? Los huéspedes en el Hilton Las Vegas gastan 50% más tiempo jugando en máquinas tragamonedas cuando el aire a su alrededor ha sido dosificado con un aroma floral, de acuerdo al libro de Haha Lung y Christopher Prowant Mental Dominance (Dominio mental). Un estudio de la Universidad Estatal de Washington encontró que exponer a los compradores a un aroma de naranjas los conllevó a gastar 20% más que bajo cualquier otra circunstancia.

Por supuesto, la explicación podría ser aun más sencilla: El aroma podría estar cubriendo otro aroma – uno que podría alejar a los huéspedes.

Los hoteles me aseguran que ese no es el caso. En The Renwick y The Gregory, dos hoteles boutique de Nueva York, la introducción de aromas por un productor artesanal en Brooklyn llamado Apotheke, fue hecho para el beneficio del huésped. “No es un esfuerzo para cubrir aromas presentes, sino más bien una forma de curar una conexión elevada con la propiedad y mejorar nuestra experiencia única de viaje”, dice el portavoz del hotel David Watsky. Las propiedades incluso venden velas con el aroma de marca, llamado “maderas” y “tabaco”.

Pero los huéspedes son escépticos. “Por lo general estoy abrumado por los aromas presentes en mis habitaciones”, dice Sally Dreyer, una maestra de preescolar retirada de Indianápolis. “Algunos huelen como rocíos florales y en algunos hoteles los aromas parecen estar en el sistema de ventilación. Estos me dan dolores de cabeza y congestión nasal. ¿Por qué los hoteles piensan que queremos estos aromas?”.

Patricia Abreu, una pianista de Boston que sufre de alergias, dice que encuentra “raro” que los hoteles impregnen sus propiedades con aromas artificiales. Ella se pregunta si ellos se “estarían exponiendo a si mismos a potenciales demandas, no solo de clientes ignorantes de esto, sino especialmente de empleados que tendrán la exposición constante”.

A estos huéspedes, los aromas son sospechosos. Parece como si el hotel estuviera escondiendo algo. Pero la verdad sobre los aromas es algo más complicado. Sí, algunos aromas están concebidos para ocultar aromas menos placenteros, pero también te hacen bajar la guardia y comprar más.

Y para algunos huéspedes, eso realmente apesta.

Qué hacer respecto a los aromas en los hoteles

  • Ve a los hipoalergénicos. Quédate en un hotel que ofrezca habitaciones hipoalergénicas, las cuales no son aromatizadas. La mayoría de las grandes cadenas, incluidas Hyatt, Hilton, Marriott, Sheraton y Fairmont, ahora ofrecen cuartos inodoros.
  • Si hueles algo, di algo. Algunos hoteles bombean aromas a toda la propiedad. Si eres sensible a los aromas, no esperes a estar a mitad de tu estancia para quejarte.
  • Fumiga tu propia habitación. Si todo lo demás falla, abre una ventana, o encuentra la fuente del olor y detenla. En un alquiler vacacional en Hilton Head, Carolina del Sur, los causantes fueron una serie de plugins hiperactivos, los cuales fueron fácilmente deshabilitados. Nota: Querrás ponerte en contacto con la propiedad antes de alterarte con sus aromas.

Trabajo realizado por el “Asiri Marketing TEAM”

No hay comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: