fbpx

Como evitar emails en la carpeta promociones de Gmail

El aporte de valor y el sentido común los factores clave para que tus emails no se vayan directamente a la basura (Carpeta de Promociones de Gmail).

Si gestionas campaña de marketing seguro que eres de los que sueñas con las carpetas de promociones. Si sacáramos la calculadora y midiéramos el coste de las campañas que caen en la carpeta de promociones de Gmail y nunca se abren, seguro que nos echaríamos las manos a la cabeza. Es muy típico hacerse la pregunta para evitar que nuestros envíos de promoción directos caigan en el “pozo” que Google ha preparado con tanto “cariño”.

Las promociones de nuestros hoteles deben de generar el máximo valor al usuario, siendo esta la clave para que se disparen las tasas de apertura. Aunque si eso no ocurre y vemos que el problema está mucho antes (tus emails no llegan al viajero) pues tenemos que poner remedio al problema evitar que tus emails aterricen en la capeta Promociones de Gmail. Te proponemos una serie de técnicas para solucionar este problema:

No coloques más de un link en el email. 

Varios links en un email es “caca”.  Es sinónimo de que el email puede ser promocional o generado ya que, por norma general, éstos suelen incluir links a la web, redes sociales, etc., en esas plantillas tan molonas que nos pillamos en Mailchimp.

No incluyas imágenes ni demasiado código HTML.

Los correos promocionales suelen enviarse mediante una bonita plantilla, que incluye colores, formatos e imágenes para que quede muy bonita. Ahora se lleva lo aséptico y cuanto menos HTML mejor que mejor.

No envíes los correos automáticamente mediante una campaña RSS.

Las campañas RSS en MailRelay, Mailchimp o Aweber recogen automáticamente contenido de tu blog para enviárselo a tus suscriptores, siempre a la misma hora y con un formato muy similar. Evita hacer esto, Google te pilla seguro.

Menciona a al destinatario.

Tanto en el campo “dirección de destino”, en el asunto y en el principio del email, debes nombrar al destinatario, como si de una comunicación directa (y no automática) se tratase. Cuanto más personalicemos el email menos email de “postureo” parecerá.

Redacta el texto como si estuvieras escribiéndole un email directo.

Utiliza una estructura que se parezca lo máximo posible a cuando escribes a una única persona y la conoces. Empieza saludando y preguntando qué tal está, para luego contarle “la historia” por qué le escribes.

No utilices llamadas a la acción demasiado claras.

Si utilizas las típicas frases imperativas  “HAZ CLIC AQUÍ”, o “leer artículo completo” u otro tipo de texto que “canta por soleares” a contenido promocional, caerás en el agujero que Google tienen acondicionadito para tí.

No envíes ni una introducción a tu artículo ni el contenido completo, sino una reseña más personal.

Escribe en qué circunstancias has escrito el artículo o por qué envías el mail, como si le estuvieses contando un cotilleo o algo que has encontrado y quieres comentar (conversación) con el destinatario.

Estos pueden parecer consejos del “abuelo cebolleta” pero son sugerencias del más puro sentido común. Toma nota de estos consejos y convierte los emails que antes llegaban a la carpeta de promociones en reserva directas a tu cuenta de resultados.

Técnico especializado en Marketing Turístico. Constante, profesional y cercano. Apuesta firme por la honestidad y la transparencia para generar el entorno de trabajo adecuado y cercano con el cliente.

No hay comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: