5 consejos de Google Analytics para Dummies Hoteleros

La analítica web se presenta como una de las soluciones de mayor trascendencia para el hotelero cuando su objetivo es conocer a fondo los resultados de las acciones de marketing online que lanza desde su alojamiento. En este post te presentamos algunos consejos de Google Analytics para Dummies Hoteleros 😉

Los hoteles y sus equipos de gestión son cada vez más conscientes de la importancia del análisis de toda la información que les rodea. Esta tendencia se acentúa si hablamos de la labor digital que los alojamientos afrontan. Los viajeros se mueven con facilidad en el online y nosotros no debemos ser menos si queremos satisfacer sus necesidades al mismo tiempo que aumentamos nuestra facturación. En este sentido, nuestra página web de alojamiento debe ser uno de los ejes sobre los que gira nuestra estrategia de marketing digital.

De entre todas las herramientas conocidas sobre analítica web seguro que os suena de algo la famosa herramienta Google Analytics. Dadas sus altas prestaciones y su coste nulo, Google Analytics entra en los planes de gran parte de los hoteleros cuando sienten curiosidad y/o necesidad de saber que está ocurriendo en sus webs.

Antes de trabajar con esta herramienta debes estar seguro de que los datos que estás mirando son los correctos y no caer en el error de la facilidad en el uso que aparenta. En este post de Turismo is People vamos a compartir 5 cosas que probablemente no sabías sobre Google Analytics y que te servirán para saber qué páginas tienes que trabajar y cómo hacerlo además de su testeo mediante pruebas A/B. ¡Vamos a ello!

1. Coloca el código de seguimiento.

Los alojamientos utilizan sus páginas web principalmente para mostrar sus instalaciones y maximizar las reservas directas. Para conocer la efectividad de este trabajo hay que supervisas 3 páginas principalmente: la página de inicio, la de habitaciones y tarifas, y la página de confirmación de reserva. Así, podemos analizar el comportamiento de los huéspedes desde que llegan a la web hasta que confirman una reserva o salen de ella.

Este trabajo se hace con un código de seguimiento que Google Analytics genera para que lo insertes en tu página web. Además de eso, podrás comprobar el funcionamiento de tu motor de reservas y la tasa de conversión que estás obteniendo sobre acciones que motivan la reserva directa.

2. Configuración del comercio electrónico.

El proceso de compra del viajero se divide en fases que entran dentro de lo que denominamos como un embudo de conversión, esto a algunos puede que les suene raro al principio. Nuestro embudo irá desde la página de inicio hasta la confirmación de reserva y abarcará todo el proceso de compra.

Para que el trabajo que hace Google Analytics sea más preciso deberemos trabajar el seguimiento del comercio electrónico dentro de la plataforma, se activa de forma sencilla y es compatible con la gran mayoría de motores de reserva. No te olvides de habilitarlo, sino no servirá de nada.

3. Identificar los Flujos de Tráfico.

Todas las acciones que realizan los visitantes en tu web en un tiempo concreto se denomina como un “sesión”. Un ejemplo de ello podría ser la llegada de un cliente a la página de inicio de la web, que entra en el motor de reservas y realiza una reserva antes de cerrar la pestaña.

Si el cliente sale de la web en cualquier parte de la misma y luego vuelve a entrar ya hablamos de dos sesiones diferentes. Las tasas de conversión del comercio electrónico suelen ir desde el 1% al 5%. Ya puedes echar un cuentas e imaginar cuántas sesiones tienen que hacer en tu web para generar el número de reservas que deseas.

4. Detecta problemas a través de los datos.

Al comenzar a trabajar con software de analítica web debemos asumir que partimos de cero, esto significa que no contamos con datos de los resultados del hotel tiempo atrás. En hotelería vemos como las ventas fluctúan en el tiempo y esto depende de un gran número de factores. En este tira y afloja de la venta online la paciencia será la clave para recabar datos de un año completo y comenzar a comparar con el siguiente comprobando nuestra evolución real.

A veces, un aumento en las visitas a nuestra web pueden deberse a otros factores, internos y externos, como puede ser un contenido útil que hayamos publicado (y que genere visitas) o un ataque de bots dirigido hacia nuestra web. Estos factores son fáciles de controlar a través de la herramienta. El caso de los bots genera anomalías en nuestras métricas y simplemente yendo a la pestaña de “Ajustes de vista” podemos remediar dicho problema.

5. Compara los experimentos con los Test A/B.

Para los que desconozcan este concepto, una prueba o test A/B se puede definir como un experimento que realizamos sobre un sitio web para ofrecer a los visitantes dos versiones diferentes de esta que varían en uno o más aspectos. Para que esto tenga sentido debemos partir de una hipótesis de partida que vamos a validar o refutar.

En hotelería, un ejemplo de ello podría ser la ubicación del motor de reserva de la página de inicio del hotel. Una ubicación u otra podrán motivar un mayor número de reservas. Otro ejemplo podría ser el uso de diferentes fotografías en determinadas páginas o los colores que utilizamos. Esta técnica será realmente eficiente si disponemos de un número considerable de datos.

Puedes utilizar esta información como punto de partida si quieres analizar lo que ocurre en la web de tu alojamiento. El análisis te va a hacer ser más consciente de los resultados de todas las acciones que realizas en el online y te mostarará si de verdad estas generando más ingresos. Partiendo de un servicio de calidad que se preocupe por el cliente, el trabajo online y su análisis nos va dar muchas alegrías.

No hay comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: